*

Paulina Astroza y La Haya “Hay consecuencias políticas de salirse del Pacto de Bogotá, pero el debate hay que tenerlo”

Por:

Viernes 21 de Septiembre de 2018 | 14:26 hrs.

Paulina Astroza y La Haya “Hay consecuencias políticas de salirse del Pacto de Bogotá, pero el debate hay que tenerlo”

El próximo lunes 1 de octubre La Haya dictará el fallo sobre si Chile tiene o no la obligación de negociar con Bolivia una salida al mar. El ministro de Relaciones Exteriores criticó hoy el “cambio de postura” que ha tenido Evo Morales durante las últimas semanas, quien en su cuenta de twitter escribió  “en momentos en que las relaciones entre nuestros países ingresan en una nueva era de paz, saludamos al hermano pueblo de Chile en sus Fiestas Patrias”. Este mensaje llegó días después que invitara al Presidente Sebastián Piñera a “cerrar las heridas abiertas hace más de cien años”, ante la proximidad del fallo.

Para conocer los escenarios, para hablar sobre una posible salida del Pacto de Bogotá, conversamos con Paulina Astroza, profesora de Estudios Internacionales de la Universidad de Concepción.

¿Sacará Bolivia una torreja más feliz de lo que Chile hubiese querido?

Es muy importante tanto para Bolivia como para Chile plantear los escenarios posibles, negar los argumentos de Chile y viceversa, no es ningún aporte, porque cuando llega el fallo y te dijeron que el otro no tiene ninguna razón no vas a entender el fallo, explica Paulina Astroza.

Lo más importante es entender que La Haya debe pronunciarse sobre si Chile debe o no sentarse a negociar.

Puntos claves a entender:

1- Esta no es una demanda de reivindicación marítima. Es una demanda para negociar un acceso al Océano Pacífico. La solicitud de Bolivia no plantea que la Corte reconozca un derecho al mar.

2- En el caso de que la Corte diga que Chile tiene la obligación de negociar, no es competencia de ella determinar el resultado al que debe llegar esa negociación, la cual corresponde a la voluntad de las partes, y eso es aplicación del Derecho Internacional.

Escenarios:

1- Que la Corte diga que sí surgió la obligación para Chile y que no la ha cumplido

2- Que ya surgió la obligación para Chile y que ya la cumplió

3 – O que no ha habido ninguna obligación para nuestro país en ningún momento, según ninguna fuente del Derecho Internacional ha surgido tal obligación.

Dentro de esos tres escenarios la Corte podría decir que esta negociación debería, tal vez, establecerse en determinadas condiciones.

Otro punto que es clave destacar que el tratado de 1904 no establece la obligación de negociar.

 

En relación a las expectativas que tiene la ciudadanía de ambos pueblos y a quien va a ganar el argumento comunicacional, la experta en temas de Derecho Internacional dice que Bolivia pretende modificar el status quo, y que eso es más peligroso en el caso de Bolivia, puesto que Evo Morales le ha dicho a su pueblo que tendrá acceso al mar. En nuestro caso, aquel que quiere que se mantenga el status quo, simplemente reacciona a lo que hace el otro país.

Paulina recuerda que, para la dictación  de la sentencia de la excepción preliminar, habían pantallas gigantes en Bolivia y celebraban como si ya tuviesen acceso al mar, “y a lo más lo que van a obtener, si la Corte sigue siendo consecuente con lo que ya señaló, es que nosotros estemos obligados a negociar una salida soberana al mar, y ahí vamos a volver a lo mismo de siempre, ellos quieren algo que no queremos”.

“Una cosa es que tu sientas que tienes la obligación y otra que tu sientas que hay que buscar mejorar las condiciones de acceso al mar, porque ellos tienen acceso al mar, lo que ellos no tienen es acceso soberano al mar. Y Chile ha estado dispuesto. Pero esto es una cosa es que se diga que es un tema político donde se llegue a un punto de equilibrio y que ambas partes cedan, porque eso es negociar, pero distinto es que te obliguen”, Paulina Astroza.

Sobre los dichos del Canciller y sobre el cambio de estrategia comunicacional de Evo Morales, la profesora de Universidad de Concepción dice que el presidente Boliviano ha sido muy vacilante y cuesta seguirle el hilo. Para ella, en todo caso, la actitud que ha tomado los últimos días el ministro Ampuero, no ha sido triunfalista, sino que un llamado a la tranquilidad, a no sobre actuar.

Chile y el Pacto de Bogotá

Chile, como miembro de la ONU, automáticamente pasa a ser miembro de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), pero para que la Corte conozca de un asunto requiere expresamente por parte de los estados de una manifestación de voluntad, y eso se llama competencia. El Pacto de Bogotá es un tratado sobre solución general de controversias, pero a través  del artículo 31, nosotros al ser parte del Pacto, le reconocemos competencia a la Corte, para que conozca los asuntos generales entre los estados que son parte.

¿Consecuencias políticas de salirse?

Claro que las hay, explica Paulina Astroza, porque estos mecanismo de solución pacíficos de controversia datan desde el año 1948, en el caso del Pacto de Bogotá, nacen después de la Segunda Guerra Mundial, y fue justamente para limitar el uso de la fuerza, para solucionar los problemas de controversias no a través de las guerras. La carta de la ONU prohíbe utilizar la fuerza para solucionar los problemas de controversias.

¿Es un mensaje político potente si nosotros nos queremos retirar de un pacto? ¿Es un camino posible para Chile?

“Yo he visto un debate en el mundo político, yo creo que hoy hay que decantar, pero hay que abrirse al debate, ha discutir los pro y los contra”, enfatiza Paulina.

El debate hay que hacerlo y que sea con argumentos jurídicos claros, serios y responsables. ¿Qué pasa con las causas como la del Silala? Las causas anteriores al retiro del Pacto de Bogotá seguirán siendo obligatorias.  Pero en todo caso nosotros estamos también en otros tratados, así que seguiríamos en esta arquitectura es compleja” agrega.

¿Después del fallo del 1 de octubre, se termina nuestra historia con Bolivia en La Haya?

Paulina detalla que lo primero que hay que destacar es que el fallo de la Corte es inapelable, pero admite dos recursos: de interpretación y revisión. El de interpretación es más complejo. Si una de los dos partes no quiere cumplir con el fallo, hipotéticamente hablando, también se puede recurrir a la corte por incumplimiento del fallo.

Comparte en tus Redes:

También en Zero