*

Review: Decepción en la quinta temporada de “Black Mirror”

Por:

Sábado 8 de Junio de 2019 | 13:30 hrs.

Review: Decepción en la quinta temporada de “Black Mirror”

La última temporada de la serie crítica de la tecnología no nos dejó satisfechos.

⭐☆☆☆☆

Netflix lanzó la quinta temporada de la aclamada Black Mirror y hay pocas cosas buenas que decir.

Esta temporada, que vuelve a los tres capítulos de los inicios de la serie, bien podría ser la primera de todas. Los capítulos son tan básicos en su guion que no muestran un avance de cuatro temporadas anteriores. Aunque queremos ser claros: esta no es una temporada mala, pero luego de episodios que nos volaron la cabeza pareciera ser que a Charlie Brooker se le acabaron las ideas.

Episodios como The National AnthemFifteen Millions Merits (primera temporada); White Christmas (segunda); Shut Up And Dance, San Junipero, Hated in the Nation (tercera), Hang The DJ y Black Museum (cuarta) nos recuerda qué tan escalofriante puede ser la tecnología unido a la sorpresa, el descubrimiento, tensión y angustia.

La más reciente temporada carece de todo ello. La serie que alguna vez adelantó ciertos avances tecnológicos ahora integra algunos que ya conocemos o bien podrían suceder mañana (como la realidad virtual o robots con inteligencia artificial), además de dejar algunos capítulos abiertos. Podría ser una primera y gran temporada de otra serie, pero no de Black Mirror.

Es cierto que las comparaciones siempre son malas, pero luego de todo lo que habíamos visto encontrarnos con algo así es decepcionante.

Revisemos en detalles cada uno de los episodios (ALERTA DE SPOILERS):

Striking Vipers

Quizás el mejor capítulo de la temporada, Striking Vipers nos cuenta la historia de dos amigos que luego de verse por primera vez en mucho tiempo, comienzan una relación a través de un juego de realidad virtual tipo Mortal Kombat. Ah, y uno de ellos usa un avatar de mujer.

El avance tecnológico de este capítulo no es mucho, ya que esto lo vimos muchas veces antes (recientemente en Ready Player One de Steven Spielberg, por ejemplo), pero logra entregar un relato incómodo y redondo. Es el que mejor se cierra de los tres, dándonos un final -quizás- inesperado y satisfactorio para sus protagonistas. Lo que resulta extraño.

Smithereens

El menos innovador de todos pero el más crítico hacia la tecnología.

Un conductor de lo que parece ser una app como Uber secuestra a un trabajador de Smithereens, una empresa de comunicaciones y celulares. El secuestrador se mete en problemas cuando se entera que el tipo que secuestró solo estaba haciendo su práctica en la compañía.

Con grandes momentos de tensión su mejor tramo es cuando el secuestrador está cerca de su objetivo: hablar con el dueño de la compañía para contarle cómo perdió a su novia en un accidente de tránsito.

Las reflexiones sobre la tecnología lo hacen el más fiel a los principios de Black Mirror. Se habla de la nomofobia (miedo a no tener tu celular -del inglés No-mobile-phone phobia), la obligatoriedad de adherir a los cambios tecnológicos, como comenzar a usar un teléfono con apps de mensajería instantánea; y la decepción de que tu proyecto cambie por necesidades comerciales y del mercado.

Rachel, Jack and Ashley Too

Este capítulo, que cuenta con la actuación especial de Miley Cyrus, está rankeado como el peor de la serie.

La cantante juvenil Ashley O (protagonizada por Cyrus) se cansa de la música que toca y de lo que representa y trata de seguir otros caminos. Mientras, la protagonista del episodio, Rachel, compra un robot con inteligencia artificial que simula a Ashley O.

Cuando esta cae en coma Rachel y su hermana Jack descubren que la robot tiene un modo ilimitado, en que dice lo que realmente piensa. Comienza así un viaje por rescatar a Ashley O de su malvada tía, que también es su mánager.

Nada nuevo bajo el sol…

Si eres un fiel seguidor de la serie probablemente la verás por tradición, casi por fidelidad. Si no, puedes dejarla pasar, no te perderás de nada.

Mira el tráiler completo de la quinta temporada acá:

Comparte en tus Redes:

También en Zero