*

Review: “Arenas Movedizas”, el nuevo drama sueco de Netflix

Por:

Viernes 3 de Mayo de 2019 | 14:43 hrs.

Review: “Arenas Movedizas”, el nuevo drama sueco de Netflix

Recomendada para tu maratón de fin de semana.

⭐⭐⭐⭐⭐

Arenas Movedizas no es primer éxito sueco del servicio de streaming Netflix, pero sí uno de los más atrapantes. De ahí que su nombre esté tan bien puesto.

Basado en el libro superventas Störst Av Allt (El mejor de todos) de la escritora Malin Persson Giolito, la serie de 6 capítulos cuenta la historia Maja Norberg (Hanna Ardéhn) previo a una matanza en su escuela y el posterior juicio al que se enfrenta, ya que la consideran como cómplice del tiroteo.

Pero lo que la hace una serie imperdible no es el tema que nos reúne. Ya hay muchos documentales y películas sobre matanzas contadas de excelente manera (Elephant de Gus Van Sant, por ejemplo). Su real atractivo está en la forma de contarla.

El primer capítulo es impactante. Sabemos que hubo disparos, gente fallecida y culpables, pero nunca vemos la escena realmente clara, por lo que la incertidumbre se mantiene a lo largo de la serie. Maja es llevada a juicio como cómplice, y a pesar de que el personaje genera empatía porque ese es su objetivo con el espectador no terminamos de creerle hasta que el final de la serie.

La explicación legal del proceso también ayuda a entender la discusión judicial: la Fiscalía pide 14 años de cárcel para Maja, mientras que el abogado defensor pide que se desestimen todos los cargos. Al final, gracias a la explicación que los abogados le dan a Maja, que también sirve para guiar al espectador, nos queda claro el por qué del desenlace.

Pero volvamos a la forma. Hay líneas narrativas: el juicio que enfrenta la protagonista y su vida antes de la matanza, que nos muestran desde que conoce a Sebastian Fagerman (Felix Sandman), su novio.

En ese momento comienza una relación que se vuelve tóxica. El nivel de violencia entre ellos aumenta y vemos que como pasa en todos los casos los problemas de cada uno se vuelven contra sí mismo: él tiene un serio problemas con las drogas y ella, en su desesperación y compasión por él, es incapaz de detener todo. A pesar de que varios personajes ponen a Maja como la culpable de la autodestrucción de Sebastian, al final nos damos cuenta que ella era solo culpable de seguir con un tipo tan indeseable.

Vemos, entonces, un gran desarrollo de personajes, que ayudan a perfilar esta historia que en ciertos pasajes recuerdan a las complejos thrillers psicológicos de David Fincher, tanto por su estética por lo increíble de las situaciones.

Los colores de las escenas están muy marcados por los acontecimientos. Vemos que en las semanas previas al tiroteo Maja y Sebastian son felices. Acá predominan los colores alegres y fuertes. Conforme avanza la historia todo se va oscureciendo, Maja pierde su brillo y Sebastian se ve cada vez peor. Ya en el juicio la luz disminuye y una amplia gama de grises llenan la pantalla cuando Maja debe estar en la cárcel mientras dura la investigación. Todo esto sin revelar qué pasó en aquella sala de clases.

Es finalmente un producto destacable por su forma, pero que mucha gente podría abandonar por las intensas escenas que van apareciendo, la mayoría protagonizadas por Maja. Registro muy específico también de las relaciones en países nórdicos como Suecia, y del estatus de vida de ciertos sectores sociales de ese país.

Mira el tráiler acá:

Comparte en tus Redes:

También en Zero