*

La extraña relación entre la”salsa golf” y el Nobel de Química

Por:

Martes 5 de Septiembre de 2017 | 12:48 hrs.

La extraña relación entre la”salsa golf” y el Nobel de Química

Estamos acostumbradísimos a la salsa golf, esa combinación de mayonesa, ketchup y mostaza que utilizamos como acompañamiento en muchos platos, ensaladas, para comer papas fritas, etc. Pero, les aseguro, que pocos conocen su verdadero origen y que fue inventada nada más y nada menos que por un premio Nobel.

La historia es la siguiente. Un día del verano de 1925, Luis Federico Leloir, por entonces un joven científico argentino en formación, almorzaba con sus amigos y compañeros en el exclusivo comedor del Mar del Plata Golf Club. Como siempre, los mariscos acompañados de las tradicionales salsas y los mismos aderezos.

Como todo buen inventor, con el aburrimiento de enemigo y la curiosidad e inquietud a flor de piel, Luis Federico le pidió al mozo si podía facilitarle traerle algunas cosas de la cocina. Entre risas y después de un poco de experimentación, el grupo comprobó con asombro que al mezclar iguales cantidades de mayonesa y ketchup, junto con algunas gotas de coñac y salsa Tabasco, se obtenía como resultado un acompañamiento ideal para  los camarones. Así fue que surgió la salsa golf que, bautizada en honor al sitio que la vio nacer, tendría un futuro asegurado en la mesa de los argentinos, aunque todavía Leloir y sus colegas no lo supieran.

La popularidad de la salsa golf creció lentamente al principio, hasta los años 60 y 70, cuando las grandes marcas internacionales productoras de aderezos se inclinaron hacia la creación de variedades regionales en toda América del Sur. En la década de 1980, no había cóctel que estuviera acompañado de salsa de golf.

Hoy en día se conoce en distintos países del mundo, acá en Chile también es un clásico y su receta además se ha industrializado, pero han llegado no en su versión original.

Entonces, ¿cuál es la receta actual y verdadera de la salsa golf?

Existen varias, pero los ingredientes mayormente invariables -y que se aconsejan sean bien caseros- son la mayonesa y la salsa de tomate (en especial ketchup), pero en menor medida.

Ocasionalmente también se agrega mostaza o jugo de limón, especias como pimentón, orégano, comino y, para emular la receta original, salsa picante y coñac en cantidades mínimas.

En cuanto a su inventor  Luis Federico Leloir, claramente su logro principal no fue la creación de la salsa golf sino su Premio Nobel de Química en 1970 por sus investigaciones sobre los nucleótidos de azúcar, y el rol que cumplen en la fabricación de los hidratos de carbono. Tras su hallazgo se lograron entender de forma acabada los pormenores de la enfermedad congénita galactosemia. Y muy por el contrario de lo que pueden pensar no de los alumnos más brillantes,  (reprobó anatomía cuatro veces).

Vía: Infobae

Comparte en tus Redes:

También en Zero