*

La historia de amor que llevó a Iván Loscher a sacar la voz profunda con que fue mundialmente conocido

Por:

miércoles 22 de febrero de 2017 | 14:23 hrs.

La historia de amor que llevó a Iván Loscher a sacar la voz profunda con que fue mundialmente conocido

Conmovedor. Escucha la voz natural de Iván Loscher en esta entrevista exclusiva con Rodrigo Guendelman para el aniversario número 14 de nuestra radio.

Escucha la entrevista completa aquí:

[Grabada en el año 2009 para el programa Divertimento]

 

Voz de HBO, voz de nuestra radio y voz de 3.000 comerciales más al rededor de Latinoamérica. El locutor venezolano Iván Loscher tuvo una prolífica carrera gracias a su característica voz de tono grave y profunda, que a cualquiera lo remite a algo que quiere escuchar y ver.

Ahora que hemos recibido la triste noticia de su fallecimiento, queremos recordarlo en esta histórica entrevista en que nos permitió conocer más de la historia que lo convirtió en el hombre de la voz inigualable, sus inicios en la radio y por qué decidió emigrar de Caracas a Lima los últimos años de su vida.

 

La decisión de ser locutor
“Por un complejo de que la secretaria de mi padre me llamaba señorita, yo siempre quise ser locutor”, cuenta Iván Loscher al comienzo de esta entrevista (…) Grababa a diario un programa imaginario de música en los años ’60”

El comienzo en la radio
“Comencé en la radio el año ’68, un año de irreverencia juvenil en todo el mundo. Empezamos poniendo lo que nadie ponía en las radios, lo llamado underground, que rera Jimi Hendrix, Pink Floyd, Led Zepellin. Le fuimos dando al público juvenil de caracas lo que no se oia en las radios tradicionales. Hubo momentos en que Radio Capital tenía más rating que la televisión”

La mujer que le hizo sacar la voz profunda
Yo vi a una dama en un comercial de televisión que me deslumbró. La conocí y fuimos novios. Después de una noche en mi casa la invito a que me acompañe a la radio. La siento a ella al control y me meto yo a grabar y ella me dice “¿a ti no te da pena hablar en radio”?. y yo le digo 2no nenea, el medio microfónico lo superé”. ella me dice “no, que si no te da verguenza siento tan malo”. entonces ella me grababa los programas y me hacía ejercicios diarios de media hora de vocalización. Me enseñó que la obra era un instrumento entonces empecé a respetar el oficio de locutor”.

También en Zero