*

Andy Bell: “La nostalgia es buena, pero no te puedes volver un esclavo de ella”

Por:

lunes 15 de abril de 2019 | 12:40 hrs.

Andy Bell: “La nostalgia es buena, pero no te puedes volver un esclavo de ella”

Sobre sus sensaciones ad portas de este re debut, las sensaciones tras las reunión, el cómo combatir la nostalgia, el futuro de la banda y otras cosas, conversamos con el inglés para Lado Zero.

No es primera vez que el guitarrista y cantante británico, cuyo nombre coincide con el vocalista de Erasure, viene a tocar a Chile. De hecho ha estado tres: las últimas dos de Oasis y la única de Beady Eye, la banda que siguió adelante sin Noel Gallagher tras la separación y con Liam a la cabeza.

Pero la del próximo 30 de abril -como parte de las celebraciones por los 10 años de Club Fauna, junto a Wild Nothing y una gran fiesta post show- será especial. Es la primera vez que vendrá a Sudamérica con Ride, la banda que co-lideró junto a Mark Gardener y que se considera uno de los nombres clave del shoegaze, ese movimiento puramente británico que arrasó con guitarras ensordecedoras entre fines de los ’80 y principios de los ’90, y una de las favoritas de Gustavo Cerati.

Hola, Andy. Estamos muy felices de tu primera visita a Chile, o al menos la primera que haces con Ride.

Sí, exactamente.

No es algo nuevo para ti, habiendo estado con Beady Eye y Oasis. Personalmente, ¿cómo fueron tus primeras experiencias acá con esas bandas?

Muy lindas. Chile fue un lugar increíble para ir y tocar. Tuvimos excelente público en toda Sudamérica. Me hace extremadamente feliz ahora volver con Ride y dar estos shows. Sólo me gustaría que fuesen más.

Recuerdo ambos shows como dos bien diferentes. El de Oasis se veía bien tenso, al estar a punto de separarse unas semanas después, mientras que el de Beady Eye fue en un galpón y con una energía muy positiva. ¿Cómo fueron para ti?

Bueno, sí. Pero lo que sea que estuviese pasando fuera del escenario, el recuerdo principal con el que uno se queda es con cómo estuvo el concierto. Y el concierto puede ser increíble para ti, personalmente, aunque la atmosfera que lo rodea no lo sea. Yo recuerdo ambos como shows fantásticos.

Cierto. Y sobre Ride, podemos decir que hemos esperado mucho…

¡Lo hemos esperado desde siempre!

Jajaja, cierto. Especialmente con todo esto del renacer de bandas shoegaze, que existían en una época en la que Chile no recibía bandas internacionales y verlos era imposible. Slowdive ya vino y ahora es turno de ustedes de pasar lista. Para muchos fuera del Reino Unido, esta ola de reuniones ha sido la primera vez también.

Jajaja sí, tienes razón. Cuando estuve en Sudamérica antes, me di cuenta de lo bien que reaccionaba el público aquí a estas canciones de guitarras estridentes. Tan pronto como supe que íbamos a dar nuevos shows con Ride, hace tres o cuatro años, inmediatamente pensé en lo increíble que sería que fuéramos a Sudamérica. Porque, como dices tú, nunca lo habíamos hecho sea cual fuese la situación del momento. He estado esperando este momento, porque realmente siento que habrá una fuerte conexión entre la música de Ride y la gente en Chile. Tengo la sensación de que se va a comunicar bien.

Yo también creo. Y me gustaría saber qué opinas tú, estando en medio de todo esto, sobre este renacer que han tenido los ’90. O ciertos ’90, en algunos sonidos y en la forma de vestirse por ejemplo. Pero el shoegaze parece escapar de eso, y es una época que mucha gente retomó hace un tiempo sin pensar en las tendencias del momento, cuando las bandas de la época ya no estaban tocando o haciendo música. ¿Sientes que esta ola de reuniones, discos y shows ha sido como una forma de recibir el reconocimiento que merecieron en su momento?

No estoy muy seguro. Creo que en su momento sí recibimos lo que merecíamos. Ride fue una banda que tuvo mucho potencial, y los dos primeros discos era todo sobre ser cada vez mejores. Luego la cosa se echó a perder entre nosotros, por lo que el tercer y cuarto disco no fueron tan buenos y vinieron las peleas dentro de la banda. Al final, todo terminó mal. Ahora tenemos una segunda oportunidad para corregir el final, lo que es genial. Sentimos que somos más fuertes ahora y que tocamos mejor que en nuestros inicios. Si éste es el final que merecemos, no lo sé. Lo que sí creo es que merecemos una oportunidad de intentarlo de nuevo. Quizás sí tienes razón después de todo.

Personalmente, tuve la suerte de verlos en dos momentos distintos de esta reunión: antes y después de sacar música nueva.

Oh, ¡genial!

Sí, lo fue. Y sentí un poder entre ustedes sobre el escenario increíble. Es común ver bandas reunidas pero ustedes no parecen una. Esa reunión ya está en una fase avanzada y no es mera nostalgia; ya tienen un disco y un EP nuevos. ¿Cómo definirías tú el momento actual de la banda?

Cierto. Y ahora que empezamos a lanzar música nueva, siento que somos una banda normal activa. Ya no es una reunión. Somos una banda que va a seguir haciendo discos y saliendo de gira. Mientras exista un público que nos quiera ver, ahí vamos a estar para ellos. Y mientras hayan sellos dispuestos a lanzar nuestra música, nosotros vamos a seguir intentando hacer discos.

Ha pasado antes, que varias bandas que llevan mucho tiempo o que se han reunido después de años, tocan para gente que intenta recordar tiempos pasados o ver canciones que no ven hace años o que nunca vieron. Muchas de ellas, como ustedes, tienen la intención de hacer música nueva y sacan discos. ¿Cómo se pelea contra esa nostalgia del público?

Tienes que entender que la nostalgia puede ser buena. Yo creo que es buena. Pero no puede ser todo. Creo que alguien que paga su entrada para ver a Ride quizás se enamoró de una canción cuando tenía 19 años. Tenemos que tocar esa canción. Tenemos que tocar canciones que la gente recuerde. Pero, al mismo tiempo, no te puedes volver un esclavo de eso. Tienes que celebrarlo, pero debes tocar cosas nuevas también. Y la banda debe asegurarse de que la calidad de la música nueva sea lo mejor que pueda ser. Ojalá tan buena como la música antigua. Incluso mejor. Tienes que darlo todo y asegurarte de poder conectar de modo que la gente que amó tu música antes pueda seguir amando la nueva. Esa es mi actitud. Me gusta la nostalgia, disfruto de tocar las canciones viejas. Al final, no estaríamos haciendo conciertos si la gente no comprara entradas. Y la razón por la que compran entradas… Yo la sé, porque yo también soy fanático de bandas de mi juventud que se reunieron, como los Stone Roses o lo que sea. Y si los voy a ver, quiero verlos tocar mis canciones favoritas.

Sí, totalmente. ¿Y echaste de menos a Ride todos esos años?

No, no pensaba mucho en eso. Normalmente hago lo que hago en el momento y me concentro bien en eso.

Y hablando sobre el disco, que considero que se para muy bien en su catálogo, lo trabajaron con un productor muy respetado del mundo de la música electrónica, Erol Alkan. ¿Qué le inyectó al proceso de la banda? ¿Fue muy diferente trabajar con él?

Erol es un excelente DJ y un gran productor. Y ahora también es un amigo, gracias al proceso de hacer este disco con él. La idea con él era tratar de hacer algo fresco, que no hubiésemos hecho antes. Por eso quisimos trabajar con alguien que representar algo distinto para nosotros. Y creo que, cuando nos metimos en ese disco, la verdad es que podría haber ido para cualquier lado. Podría haber sido un disco electrónico perfectamente, pero no lo fue. Lo que resultó fue un disco de rock, pero con otros sabores.

Entonces no descartan lanzar música un poco más electrónica en el futuro.

Podría pasar, seguro.

Quizás esa mezcla no se entiende tanto en lugares fuera del Reino Unido, donde en esa época mucha gente que hacía discos de guitarras estaba al mismo tiempo yendo a bailar a raves.

Jajaja, ¡es cierto!

¿Y ustedes eran ravers?

No, no. La verdad es que teníamos una especie de desacuerdo en la banda, porque Mark sí era raver pero yo estaba pegado en el rock & roll de los ’60. Por eso nos empezamos a ir por caminos distintos al final de la primera etapa de Ride, porque la banda estaba muy grande ya. De hecho, después de que terminamos, viví algo de eso y ahora sí me gusta más la música bailable. La disfruto mucho. Voy a clubes de cuando en cuando, pero Ride siempre va a ser una banda de guitarras. Cada disco será un disco de guitarras. O basado en guitarra, bajo y batería, pero siempre podrán haber otros sabores. Pueden haber sintetizadores, pero el corazón de la música será seguro un sonido rockero.

Las próximas fechas que tienen en su agenda son las que darán en Santiago y Sao Paulo. ¿Han planeado qué van a hacer o qué van a tocar?

Estamos pensando en eso ahora, pero puedo prometerles que será genial. Estoy increíblemente emocionado de poder ir a Chile y no puedo esperar a verlos allá en el show. Si va una buena cantidad de gente, de seguro lo podemos hacer de nuevo en el futuro.

También en Zero