*
Cerrar
WomanLabor: las rusas que infringen la ley todos los días para poder trabajar WomanLabor: las rusas que infringen la ley todos los días para poder trabajar
Ciudadana Zero 12 de marzo

WomanLabor: las rusas que infringen la ley todos los días para poder trabajar

Por:

Al construir un clóset o una mesa. O soldando una viga. Yulia y Nadezhda Borets, ambas rusas, infringen la ley cada día. Tienen una empresa de reparaciones en Moscú. Y la mayoría de las tareas que realizan están prohibidas.

Pero no porque su empresa, WomanLabor sea irregular. No pueden hacerlas porque son mujeres. En Rusia, hasta 456 profesiones están reservadas solo a los hombres. Ellas no pueden ser mineras, conductoras de grandes camiones y autobuses; maquinistas; carpinteras; capitanas de barco… Una prohibición que nace del  Código de Trabajo soviético de 1922, que prohibía explícitamente que ellas desempeñasen trabajos “peligrosos”, y que en vez de evolucionar hasta desaparecer, se convirtió en un artículo legal que se mantiene hasta hoy.

El veto, que impide a las mujeres acceder a estos empleos no es único de ese país. Lo comparten en condiciones similares otras repúblicas ex soviéticas, como Bielorrusia, Kazajstán, Tayikistán o Uzbekistán.

Son pocas las que, como Yulia y Nadezhda, infringen la ley o exploran los puntos opacos que deja. Pero las hay. Alina Shorojova es otra de ellas. Tiene 34 años, y es conductora de excavadora y logró que su empresa pagase una auditoria para certificar que su entorno laboral era seguro y acceder así un puesto que estaba vetado por su “seguridad”.

Rusia, con 145 millones de habitantes, tiene una gran brecha de género según el ranking del Foro Económico Mundial, se ubica en el puesto 75 de 144. Además, la representación femenina en la política y en los puestos de toma de decisión es ínfima.

Sufre además un problema oceánico de violencia de género.  Y en 2017 se aprobó una ley que en vez de perseguir a quienes usen la violencia como recurso, despenalizó las agresiones en el seno de la familia si no se reiteran y no causan “daños a la salud de la víctima”.

Como Yulia, como Nadezhda o Alina, hay algunas otras mujeres rusas que no claudican y lo demuestran: e infringen la ley todos los días conduciendo un camión de gran tonelaje, trabajando en una imprenta, o en una mina…

Comentarios

También en Zero

Error: Access Token is not valid or has expired. Feed will not update.
This error message is only visible to WordPress admins

There's an issue with the Instagram Access Token that you are using. Please obtain a new Access Token on the plugin's Settings page.
If you continue to have an issue with your Access Token then please see this FAQ for more information.