*

José Tomás Vicuña del Servicio Jesuita Migrante: “Las personas con antecedentes son solo el 0,1% de los inmigrantes”

Por:

Lunes 27 de Agosto de 2018 | 11:48 hrs.

José Tomás Vicuña del Servicio Jesuita Migrante: “Las personas con antecedentes son solo el 0,1% de los inmigrantes”

Una de las noticias que marcó la semana pasada fue la deportación que hizo el gobierno de Chile de cientos de inmigrantes que tenían antecedentes penales. De hecho, hubo incluso un choque de opiniones entre el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, y el Servicio Jesuita Migrante, a quienes mandó a “guardarse su opinión” contra las expulsiones.

Para conocer la realidad de la inmigración en Chile y sobre su opinión sobre estas deportaciones, hoy en Página Zero Sergio Fortuño, conversó con el director del Servicio Jesuita Migrante, José Tomás Vicuña. 

Respecto a las críticas que recibió el Gobierno sobre las deportaciones, Vicuña dice que el Estado está en su legítimo derecho en deportar personas, pero lo novedoso en esta ocasión no fue la deportación, sino el modo de comunicarla y ahí hay un importante error dice él.

¿Cuál es el problema? Es que si, se deben comunicar estas deportaciones, pero puede ser a través de una minuta, de reportes trimestrales, pero este fórmula de comunicación lo que generó una polarización, debate, estigmatización, etc.

Como consecuencia de ello, explica el director del SJM, “nos estamos centrando en debates paralelos, cuando lo importante acá es que hay un de un millón de inmigrantes acá que no tienen antecedentes penales”

Por ejemplo dice, en el Servicio están dando clases de español para haitianos, y tienen 500 estudiantes, y eso claramente debería generar mayor comunicación y dar a conocer a todos los integrantes que quieren aprender. Eso es lo que el Gobierno debiera comunicar.

Situación de ciudadanos venezolanos en Chile

La situación en Venezuela se hace cada vez más insostenible, aclara José Tomás Vicuña.  La gente ya no está migrando, está huyendo. ¿Cómo puede afectarnos a nosotros? ¿Nos afecta menos por la distancia geográfica?

Respecto a esto, Vicuña enfatiza dos fenómenos: El primero, es que claro, Chile no ha recibido tantos venezolanos porque es más caro llegar hasta acá. Y lo segundo, es que la situación de Venezuela necesita una respuesta regional, han habido respuestas desde cada país, pero se necesita una respuesta global a algo tan complejo como la diáspora de ese país.

Lo otro que destacó al respecto es que ahora además, están migrando los más pobres y los más viejos. Acá en Chile lo que está ocurriendo, es que los que ya han llegado se están trayendo a sus padres. Hay que ver qué hacer con los inmigrantes de la tercera edad. Es una trabajo que hay que plantearse.

Proceso de regularización ¿cómo ha afectado a los inmigrantes?

Abrir el proceso de regularización fue una buena noticia, destaca Vicuña. Pero hay algo más complejo, que es la espera de la visa. Por ejemplo a muchos, que ya están inscritos en el proceso, pero que no les han entregado la visa, no pueden acceder a la opción de trabajar porque no les han dado los documentos, y este proceso puede demorar meses.

Con 150 mil inscritos en el proceso de regularización y 250 mil por la otra vía, ¡cómo hacemos para velar por el sustento de ellos durante el tiempo que dure el proceso? se pregunta José Tomás Vicuña.

La opción dice, puede ser darle un permiso temporal de trabajo y si tiene algún antecedente se puede ir, pero las personas con antecedentes representan el 0,1% del total de inmigrantes en Chile, la verdadera realidad es la del otro 99%. 

Casen y extranjeros en situación de asinamiento:

La cifra de extranjeros en situación de asinamiento casi se ha duplicado, lo demuestran las últimas cifras de la Casen. Esto es reflejo de un aumento de la migración y también de condiciones adversas, a la cual acceden una parte importante de la cantidad de inmigrantes que llegan en nuestro país.

José Tomás Vicuña cuenta que él ha estado en los cités y por algunos que son de una pieza con una cortina, cobran 150 mil pesos, y los que sacan menos provecho por arriendo de un cité son 4 millones de pesos.

Para mejorar esa situación, cuenta que están trabajando con una fundación investigadora que les haga un diagnóstico con propuestas de medidas a mediano y a corto plazo. Una de las pistas, cuenta, puede ser crear viviendas transitorias, porque la política pública se ha enfocado en pasar del campamento a la vivienda social.

“Con la Municipalidad de Santiago, estamos trabajando en reparar antiguos cités o edificios antiguos de Santiago para establecer viviendas interculturales para inmigrantes y chilenos, lo peor sería crear viviendas separatorias, solo para migrantes, porque eso sería fomentar los guetos”.

Puedes escuchar la entrevista completa aquí:

 

 

También en Zero