*
Cerrar
En VIVO Se単al en Video

Donde la música importa

6 terrazas para disfrutar los últimos días de verano en Santiago 6 terrazas para disfrutar los últimos días de verano en Santiago
Tendencias 2 de marzo

6 terrazas para disfrutar los últimos días de verano en Santiago

Por:
3714 compartidos

Hay que aprovechar.

¡Que no se vaya el verano!

Que nos gusta disfrutar los días al aire libre, andar con menos ropa en la noche y sacarle el jugo a la variada oferta de terrazas y terracitas que tiene nuestra capital, son algunas de las razones de por qué nos gustaría que el calor durara para siempre.

Bueno, quizás no para siempre, pero sí unos meses más, así podremos conocer y disfrutar estas 6 terrazas gourmet aprovechando las puestas de sol y días veraniegos en Santiago:

1. Jardín Mallinkrodt

En la calle Mallinkrodt, en pleno barrio Bellavista, encuentras este nuevo pasaje donde las tardes de verano se pasan de maravilla. En este terreno de aproximadamente 600 metros, encontrarás cerverzas artesalanes, cocktails, sangrías y la más variada oferta de foodtrucks para servirte como dios manda.

La idea apunta a un patio colaborativo, el cual está perfectamente ambientado con plantas, enredaderas y sillas colgantes, dando la sensación de estar en un verdadero jardín secreto perdido en la ciudad.

Carritos de pizzas “Gratien”, los sandwiches gourmet de “Sancho Panza”, los wafles salados de “La Pelaya”, los pad thai de “Sawadee” o las hamburguesas “Jucy Lucy”, serán la fórmula perfecta para atacar el hambre en Jardín Mallinkrodt.

 

2. Lucinao K

Recomendamos llegar justo a la hora de la puesta de sol. La terraza del hotel boutique Lucinao K, ubicado a un costado del Parque Forestal en el edificio diseñado en 1920 por el destacado arquitecto Luciano Kulczewski, ofrece una espectacular vista capitalina que acompaña como una hermosa postal a los impecables tragos y coctails que hacen en la barra.

La terraza ubicada en el séptimo piso del hotel es de un colorido ambiente con distintos niveles y hasta una piscina. La carta es sencilla, pero tiene delicias para compartir como Carpaccio de Res, Trucha Ahumada, Dados de Pescado en Panko o Dumplings de Salmón y Espinaca. También recomendamos el sandwich de mechada, el Blody Mery y el Apple Sour Martini.

 

3. The Glass

Esto es sofisticación pura. Ubicado en el roof top del Hotel Cumbres de Vitacura, está el restraurante The Glass que, además de tener una vista privilegiada de Santiago -está en el piso 17-, tiene una carta impactante de comida chilena de lujo.

La fórmula: el chef Claudio Úbeda está a cargo de la cocina, lo que es el método infalible para un resultado de primera. Lentejas, Lengua, Salmón, Quínoa, Locos. Todo es para chuparse los dedos.

Por las características del restaurante, es perfecto para una noche romántica. Además, va muy recomendado el pisco sour.

 

4. Room 09

Primero que todo, a este lugar se va con sed, no con hambre. Ubicado en el roof top del hotel Tinto Boutique, este es el primer speakeasy de Santiago. ¿Qué es eso? Es el nombre que se le otorgó a los bares clandestinos que surgieron en Estados Unidos durante la prohibición del alcohol en los años 20.

Este lugar nada tiene de clandestino, pero sí juega con la mística del bar oculto, al cual llegas sólo por recomendaciones y tienes que tener una tarjeta de membresía para entrar. ¿Cómo la consigues? fácil, en el primer piso del hotel está el restaurante 040, el cual recomendamos como primera parada no sólo porque es delicioso, sino que porque en el bar sólo se sirven tragos, y no queremos que se le suban a la cabeza. Además, ahí conseguirán la dichosa tarjetita.

Los tragos en el Room 09 no funcionan con una carta porque son “de autor” y son impactantes. Además, el lugar está ambientado como bar de los años 20, por lo que la decoración y la música son geniales.

 

5. Cuatro bocas

Albóndigas. De eso consta la oferta de este restaurante que la está rompiendo en Providencia. ubicado en Manuel Montt, tiene una amplia variedad de estas meatballs: al plato, en pan, con papas fritas, vegetarianas, carnívoras, lo que sea. Pero no sólo eso, también puedes comerte un crudo de los dioses, acompañado por una refrescante jarra de sangría.

La terraza no tiene una vista destacable, pero sí un ambiente muy buena onda que vale la pena a cualquier hora del día -y la noche-.

 

 

6. Sarita Colonia

Es un espacio que potencia la cocina peruana travesti, donde los toques kitsch la llevan. Como sorpresa, este restaurante ubicado en la calle Loreto, en Recoleta, tiene una terraza muy colorida y de lo más acogedora.

Los nichos fúnebres acompañarán tu experiencia culinaria en la carta “tradicional” o la carta “travesti”, donde destacan los ceviches, ostiones, locos o gnoccis de betarraga. No deje de pedir el pisco sour.

Comentarios

También en Zero